+52 (81)83294000 ext: 4098 y 6653
ceauanl@gmail.com

Noticias

Entérate de todo lo que sucede en el CEA y en el mundo.
27 May 2019

Zona de Arte 798: un faro de arte chino en Beijing

/
Posted By
/
Comments0
/

Una chimenea se eleva detrás de la fachada de ladrillos rojos del Centro Ullens de Arte Contemporáneo, ubicado dentro de la Zona de Arte 798 de Beijing, como testimonio de que antes allí hubo una fábrica.

Las paredes de la planta baja del recientemente renovado museo han sido demolidas, dejando al descubierto las columnas y las muchas vidrieras que permiten a los visitantes observar las diversas actividades que ocurren dentro.

“Se trata de crear más canales de conexiones, derribando muros”, indicó Philip Tinari, director general.

El desarrollo reciente de este museo, que se encuentra en el corazón de 798, refleja la transformación de la zona que evolucionó desde ser un espacio de talleres de artistas hasta convertirse en uno de los centros asiáticos del arte internacional. Asimismo, el célebre distrito artístico se erige símbolo de la creciente confianza e influencia de la identidad cultural china.

La zona “comenzó como un lugar donde los artistas de Beijing podían tener acceso a espacios de estudio y exhibición asequibles”, recuerda Paul Gladston, profesor de arte contemporáneo de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sidney, Australia.

“El estatus de 798 como un centro de arte internacional eclosionó, en gran medida, como una cuestión de casualidad y la ubicación en vez de estar alentado por una planificación a largo plazo y cuidadosa”, subrayó. “Sin embargo, ha generado numerosos otros distritos de arte en toda China, tanto estatales como privados. Entre otras cosas, apoyan el desarrollo urbano y el desarrollo de las industrias culturales.”

Sin embargo, “la significación simbólica de 798 sigue siendo un marcador inequívoco de la renovada apertura cultural de China.”

Desde que ganó protagonismo a principios de la década de 2000 debido a su nutrida comunidad de artistas, la zona artística 798 en el distrito Chaoyang de Beijing ha crecido hasta casi 300.000 metros cuadrados con 500 estudios de arte, galerías, instituciones y servicios afines. Además, mantiene presencia de 25 países y regiones, afirmó el Comité Administrativo local.

La gran comercialización de la zona, llena de restaurantes, cafés, librerías y tiendas minoristas también ha ayudado a que sea una de las principales atracciones turísticas de Beijing.

Las instituciones artísticas de la zona de arte 798 ha adoptado un enfoque colaborativo, guiado por el gobierno y orientando para que los emprendedores desarrollen proyectos.

Tinari, de UUCA, considera que ésta ha sido una gestión exitosa dentro de un espacio cultural, y añadió que el 798 es la envidia de muchas ciudades chinas que están tratando de reestablecer su propia infraestructura en la industria cultural.

Wang Yanling, jefe del Grupo de Ciencia y Tecnología Huadian de Beijing Sevenstar, empresa que administra el 798, indicó que la alta densidad de instituciones de arte contemporáneo del 798 ofrece una plataforma inigualable para la influencia china en la arena internacional. Y añadió que Beijing es ahora una de las cinco principales ciudades del mundo respecto al arte contemporáneo.

“El año pasado, el 798 atrajo a más de 8 millones de visitantes nacionales y extranjeros extranjero, incluyendo jefes de estado y otros altos dignatarios”, subrayó Wang.

“La zona artística 798 es un pilar cultural, que se adiciona a la ascendente influencia global del arte contemporáneo chino y su creciente papel para el diálogo entre Oriente y Occidente”, recalcó.

Tinari, cuyo Centro UCCA ha crecido en alrededor de 1.400 miembros desde su fundación en 2007, afirmó que 798 desempeña un papel clave en el impacto global del arte contemporáneo chino.

“Por ejemplo, en la Feria de Arte Internacional Art Basel, más del 60 por ciento de las galerías chinas que están presentes eran de esta zona”, detalló.

“Si nos fijamos en el mercado global del arte, China en realidad tiene una presencia muy relevante. Lo interesante del arte contemporáneo chino es que ya no es un sabor exótico y puntual. Ya ese período pasó a finales de 1990 y principios de 2000. Ya estamos en otra fase.”

Gladston, profesor de arte contemporáneo, ha escrito extensamente sobre este tema.

“Dos de los mayores cambios en la escena artística contemporánea de China en las últimas décadas son, por un lado, el establecimiento del arte chino contemporáneo como un fenómeno globalmente significativo, cultural, social y políticamente, y, por otro, un creciente confianza entre los artistas chinos en afirmar específicamente las identidades culturales chinas”, explicó.

Uno de los temas clave de ese fenómeno es “el desplazamiento asociado del poder cultural, económico y político desde el norte y el oeste hacia el este y el sur como parte de la globalización”.

El papel del arte chino en la expansión de la influencia del país también ha “ayudado ciertamente a reforzar la posición de la cultura China en el escenario mundial y la percepción de que el poder cultural occidental está, en cierto sentido, menguando”, subrayó.

Qiu Zhijie, decano de la Escuela de Arte Experimental de la Academia Central de Bellas Artes de China y profesor de la Escuela de Arte de Nivel Medio de la Academia de Arte de China, precisó que “los artistas contemporáneos chinos han tenido un gran impacto a través de eventos artísticos internacionales, como Cai Guoqiang, que ganó el 48 Premio Internacional del León de oro de la Bienal de Venecia, pero el interés se sigue concentrado en un grupo selecto”.

“Los coleccionistas de arte contemporáneo chino, por ejemplo, necesitan mirar más a los jóvenes, a los artistas en ciernes”, afirmó Qiu.

“Aún así, la zona 798 sigue siendo una parada obligatoria para cualquier persona que quiera entender el lugar que ocupa el arte contemporáneo chino en el mundo”, acotó.

Zhang Mu, de 36 años, oriundo de la provincia de Sichuan, aunque ha expuesto en varias galerias provinciales, admite que la zona artística 798 destaca como protagonista de la contribución china a la escena del arte contemporáneo global.

“Como centro de arte internacional, puede que no haya mejor plataforma que el 798”, aseguró Zhang.

Fuente: Alexis Hooi