+52 (81)83294000 ext: 4098 y 6653
ceauanl@gmail.com

Noticias

Entérate de todo lo que sucede en el CEA y en el mundo.
6 Sep 2019

¿Quieres unirte a la fiebre coreana? ‘Love alarm’ de Netflix es una excusa como cualquier otra

/
Posted By
/
Comments0
/

Existe una fiebre internacional y es la fiebre coreana. El mayor síntoma es el éxito planetario de BTS, una especie de One Direction made in Korea que es más pop que un estribillo de la primera era de Britney Spears, que se cuela en las listas estadounidenses y hasta ha sido número uno en la península con su último álbum. Reconozco que, cuando me toca poner música en el móvil, los embajadores del K-pop no son mi prioridad, incluso tras descubrir temas tan pegadizos como Love Bomb de fromis_9, que es un chicle de fresa reconvertido en canción. Pero comprendo perfectamente esta fascinación por Corea del Sur al ponerme una serie como Love Alarm de Netflix. ¿Cómo puede haber algo tan romántico y sin complejos?

Sí, cada vez existen más personas conscientes del potencial del tigre asiático tras descubrir que se producen series de época zombis (Kingdom), sobre la corrupción (Stranger) o políticas (Chief of Staff). Queda bien decir que te van estos géneros pero su especialidad son las series románticas. A ver, no hablamos necesariamente de comedias románticas sino de ficciones con el amor en un primer plano y que no se enmarcan en la dinámica del chascarrillo.

En el caso de Love Alarm, la serie incluso tiene una premisa propia de Black Mirror. Los personajes viven en un mundo donde existe una app que delata a quienes están enamorados: si la tienen activada y pasan a menos de diez metros de la persona que les revoluciona el corazón, él o ella recibe un aviso. Y, claro, en un mundo como el coreano donde mantener la compostura es vital y sobre todo controlar los sentimientos, en público y en privado, esta app revoluciona la forma que tienen de relacionarse.

Esta alarma del amor marca la vida de Kim Jo-jo (Kim So-hyun), una buena chica que vive en casa de unos familiares que la tratan como si fuera una versión contemporánea de la Cenicienta, y de la que están enamorados dos chicos: Hwang Sun-oh (Song Kang), un modelo de familia adinerada que se matricula en su instituto, y Lee Hye-young (Jung Ji-Hoon), el mejor amigo de este y que ha convivido siempre con él porque es hijo del servicio.

Esta producción de Netflix es una buena excusa como cualquier otra para entender esta fiebre coreana.Estamos hablando de una serie donde los protagonistas se miran de forma intensa durante diez segundos sin mediar palabra, donde ocultan sus sentimientos porque (de forma incomprensible) consideran que es lo correcto, donde el montaje siempre se asegura que no olvides las escenas icónicas (se recuperan cada vez que se ponen tiernos o tristes o nostálgicos) y donde la chica tiene la vida más desgraciada imposible.

No es la serie coreana que más se entrega a sus sentimientos (para eso tenemos, por ejemplo, la desesperante pero adictiva Something in the rain) pero sí un buen ejemplo para descubrir si los k-dramas son lo tuyo. Tiene la ventaja que, al ser de Netflix, sus episodios no superan los 60 minutos de duración y tiene un ritmo más cuidado que las emitidas en abierto en Corea del Sur y que suelen durar 75 minutos como mínimo. Eso sí, si te interesaba el punto de partida hasta que te has dado cuenta que el tono era demasiado serio, siempre te quedará Romance is a bonus book que funciona más como rom-com y es un amor de serie.

Fuente: http://bit.ly/2ks32Bj