+52 (81)83294000 ext: 4098 y 6653
ceauanl@gmail.com

Noticias

Entérate de todo lo que sucede en el CEA y en el mundo.
30 May 2019

La risa fértil de Noritake Kinashi, el cómico japonés que se convirtió en pintor por accidente

/
Posted By
/
Comments0
/

Pocos seres humanos llegan a la creación artística siguiendo una ruta tan sinuosa y accidentada como la de Noritake Kinashi.

Este tokiota de 57 años formó parte de un dúo cómico llamado Tunnels, una pareja de terroristas del humor gamberro y marciano que debutó en los primeros 80 y triunfó por todo lo alto durante la década siguiente en la televisión japonesa. Semejante éxito permitió a Kinashi convertirse en toda una celebridad local y lanzar su carrera como actor y cantante e incluso presidir Arrival, su propia agencia de producción de espectáculos.

Sin embargo, la que hoy considera su verdadera vocación no se le despertó hasta 1994, rebasados ya los 30 años, cuando pasaba una temporada en Francia y un programa de televisión le hizo una original propuesta: que realizase un dibujo con rotulador negro de un paisaje a orillas del Sena. Lo hizo en riguroso directo, sin dejar de bromear durante el proceso, pero hoy recuerda aquel momento como “un punto de inflexión artística” completamento inesperado que removió “algo muy profundo” en su interior.

Kinashí recuperó un talento que tenía olvidado: “Dibujar era una de las actividades con las que más disfrutaba cuando era un niño, pero el caso es que la vida me llevó por otro camino y dejé de hacerlo. Aquel programa de televisión me hizo pensar que la vida es muy coao y que hay que encontrar tiempo para dedicarlo a las cosas que te hacen feliz”.

El fruto de este reencuentro con los placeres de la infancia fue una exposición realizada ya en 1995, apenas un año después de su paisaje dibujado a rotulador. Y después vinieron más de dos decenios de intensa actividad en el terreno de las artes plásticas que Noritake ha sido capaz de compatibiliar con todos sus demás trabajos: “Los mantengo en un equilibrio dinámico que no me cuesta ningún esfuerzo. Todo lo que hago forma parte de los que soy”.

 

Humor gráfico

Ciertamente, hay una clara continuidad entre la obra gráfica de Kinashi y su faceta como humorista. En ambos casos, se deja llevar por un sentido del humor infantil y guasón, pero también inconformista y de una notable carga satírica. De pincelada gruea, simple y lineal, suele hacer enormes lienzos en los que motivos muy estilizados tienden a repetirse. Para él, la pintura es un proceso intuitivo y bastante visceral: “Disfruto pintando de manera improvisada, sin apenas reflexión previa, y muy rara vez corrijo o modifoco lo que ya he hecho”.

El interés por su obra ha llevado a este artista anticonvencional y atípico ha exponer en ciudades como París o Londres. “Me encantan las ciudades occidentales”, nos cuenta, “con frecuencia me he inspirado en su energía, su creatividad y la riqueza de sus tradiciones”.

Sus raíces, pese a todo, siguen muy conectadas al mundo de la comedia: “La conexión evidente en todo lo que hago es el humor. Creo en el poder de la risa, que aporta estabilidad y paz interior. Las personas que ríen son más felces, más saludables y envejecen mejor. Ese es mi mensaje. Si quieren mantenerse jóvenes, rían”.

 

Fuente: http://bit.ly/2W7kc4g