+52 (81)83294000 ext: 4098 y 6653
ceauanl@gmail.com

Noticias

Entérate de todo lo que sucede en el CEA y en el mundo.
28 Nov 2017

La OCDE eleva el pronóstico de crecimiento económico de Corea del Sur al 3,2 por ciento para 2017

Se espera que la economía de Corea del Sur crezca a un ritmo vigoroso del 3,2 por ciento este año, más rápido que la estimación anterior del 2,6 por ciento, gracias a la mejora de las exportaciones y a la inversión empresarial, ha pronosticado, este martes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Para el próximo año, la OCDE revisó el pronóstico de crecimiento al 3,0 por ciento desde el 2,8 por ciento establecido seis meses antes.

“La inversión en la construcción, el principal motor del crecimiento desde 2015, se está desacelerando, pero las exportaciones han mejorado. La industria de semiconductores ha liderado la recuperación de las exportaciones de Corea del Sur y representó tres cuartas partes de la inversión empresarial durante los primeros ocho meses del 2017”, dijo la OCDE en un informe bianual.

La organización dijo que se prevé que el apoyo fiscal y el boyante comercio internacional en Asia mantengan el crecimiento hasta 2019. Se espera que un aumento planeado del empleo público y el gasto social, mientras se alcanza el objetivo de aumentar el salario mínimo en un 54 por ciento durante el período de 2017-2020, impulse los ingresos y el consumo de los hogares, compensando la continua desaceleración de la inversión doméstica.

La OCDE añadió que una amplia recuperación de las exportaciones, que se extienda más allá de las industrias clave, especialmente la de los semiconductores, y los resultados positivos de las medidas del Gobierno para promover la innovación, conducirían a un crecimiento más rápido del rendimiento.

El Gobierno surcoreano y el banco central, tenían una previsión del 3,0 por ciento para 2017, al igual que el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La OCDE, sin embargo, dijo que la utilización de la capacidad de la manufacturación es baja en comparación con los niveles históricos, mientras que el crecimiento de los salarios y el empleo sigue siendo lento.

El aumento de la inflación desde el 1 por ciento en 2016 al 2 por ciento, motivado por los precios de los alimentos y la energía, ha reducido las ganancias reales y el consumo privado, a pesar del repunte del sentimiento del consumidor tras la elección del nuevo presidente en mayo.

El continuo aumento de la deuda doméstica también sigue siendo un obstáculo para el consumo privado, que se ha retrasado con respecto al crecimiento de la producción anual desde 2006.

La OCDE dijo que la continua tensión geopolítica relacionada con Corea del Norte podría debilitar la confianza empresarial y doméstica, con implicaciones adversas para la inversión empresarial y el consumo privado, y que las numerosas medidas relacionadas con la vivienda podrían reducir la desaceleración de la inversión en una declinación completa.

La organización también dijo que la estrategia del Gobierno de “crecimiento impulsado por los ingresos”, conducida por el empleo público, un fuerte aumento en el salario mínimo y el aumento del gasto social, debe ser apoyada por las reformas para aumentar la productividad.

La política fiscal, que se centra cada vez más en la redistribución de los ingresos, también necesita poner mayor enfásis en la productividad.

La OCDE señaló que la deuda de los hogares es alta, cerca del 160 por ciento de los ingresos disponibles de los hogares, y sigue aumentando. Las medidas para poner a la deuda doméstica en una tendencia descendente son una prioridad para promover el crecimiento inclusivo, en parte al abordar la alta carga de la deuda de las personas mayores, los autónomos y los trabajadores de bajos ingresos.

Fuente: https://goo.gl/cyptaj