+52 (81)83294000 ext: 4098 y 6653
ceauanl@gmail.com

Noticias

Entérate de todo lo que sucede en el CEA y en el mundo.
10 Dic 2019

La carne falsa está de moda, pero China la inventó hace muchos siglos

/
Posted By
/
Comments0

El creciente apetito por las hamburguesas sin carne ha provocado que dos de las compañías de alimentos de origen vegetal más grandes de Estados Unidos se vean desbordadas ante la avalancha de pedidos.

Es el caso de “Impossible Foods” y “Beyond Meat”, que hace apenas unos meses admitieron que estaban batallando por mantenerse al día con la demanda.

No son pocos quienes se alegran de esta tendencia que busca reducir el consumo de carne animal a través de alternativas que sean mucho más sostenibles en términos del cuidado del medio ambiente.

Sin embargo, cuando se ha puesto de moda la elaboración de alimentos que aparentan ser carne pero que han sido elaborados a base semillas, champiñones y vegetales, un reporte de CNN nos recuerda que ya hace siglos que China perfeccionó el arte de la carne falsa.

Algunos registros de monjes que comían “carne vegetariana” a base de tofu se remontan al siglo X, justamente durante la dinastía Song, cuando el platillo era conocido como “fanghun cai” o literalmente “plato de imitación de carne”.

“Creo que cada vez más personas adoptan la cultura vegetariana. La gente está considerando su salud”, asegura Liu Hongyan, la propietaria de un restaurante de Beijing que recibe a diario entre 80 y 100 personas en busca de platos de carne falsa como las costillas de cerdo elaboradas con la raíz del loto, papa, champiñones y proteína de maní, así como las albóndigas y el pollo Kung Pao.

“Hay demasiada grasa y aceite en la carne roja”, sentencia.

Según el artículo, la adopción por parte de China de productos cárnicos falsos está estrechamente relacionada con la presencia del budismo en su historia y se remonta a nada menos que a hace 2.000 años.

Partiendo del respeto por todas las criaturas vivientes, el budismo no puede ser concebido sin su lazo con el vegetarianismo. De hecho, los milenarios monasterios chinos les proporcionaban una rigurosa dieta vegetariana tanto a sus monjes, como a los peregrinos y los mecenas que los visitaban.

Según el escritor especializado en alimentación Fuschia Dunlop, la comida vegetariana budista china se volvió “extraordinariamente sofisticada” en los siglos posteriores a la dinastía Han.

“En los monasterios más grandes, la gente podía cenar grandes platos de ‘aleta de tiburón’, ‘abulón’ y otras delicias elaboradas con astucia a partir de ingredientes vegetales”, escribió Dunlop en su libro “Food of Sichuan”.

En la actualidad, residentes y visitantes en Shanghai pueden comer ‘carne de cangrejo frita’ hecha a base de puré de papa y zanahoria, o un ‘cerdo cocido dos veces’ que no lleva una pulgada de carne.

“Todos en Shanghai comen ‘pato asado’ o ‘ganso vegetariano’, hecho con capas de piel fina de tofu, que tienen sabor y luego se fríen para que tenga una piel dorada como el plato real”, precisó el escritor.

Aunque el consumo de carne real sigue siendo alto y hasta alarmante, tan solo en la capital china hay más de 300 restaurantes que ofrecen carne falsa, de acuerdo con el diario China Daily.

Los estudiosos del actual auge de la carne falsa creen que en la actualidad esta es consumida por cerca del 20% de la población china, lo que equivale a unos 250 millones de personas.

Fuente: http://bit.ly/35a3arr