+52 (81)83294000 ext: 4098 y 6653
ceauanl@gmail.com

Noticias

Entérate de todo lo que sucede en el CEA y en el mundo.
15 Ago 2019

Clement Canopy, el rascacielos modular más alto del mundo: tiene 500 apartamentos y está en Singapur

/
Posted By
/
Comments0
/

Por lo general, cuando pensamos en casas prefabricadas o modulares nos viene a la cabeza la imagen de casas no demasiado grandes. Esta idea ya debe ser desechada de forma categórica de nuestro imaginario, en tanto que cada vez son más los ejemplos que demuestran que este tipo de construcciones no tienen por qué ser de reducidas dimensiones. De hecho, los profesionales del sector han logrado desarrollar viviendas grandes y cómodas, para evitar que sus ocupantes tengan que renunciar a ningún tipo de comodidad, entre ellas, el espacio.

Ahora bien, la apuesta por desarrollar los mejores proyectos de viviendas prefabricadas no se ha frenado y los arquitectos no se conforman con construir casas unifamiliares, por muy bonitas y grandes que sean.

Muy al contrario, los vientos soplan hacia otra dirección: la construcción de imponentes rascacielos de muchísimos metros de altura. Y en esta tarea se encuentra Bouygues Bâtiment International, una empresa constructora que, en colaboración con su laboratorio de construcción modular Dragages Singapore, ha construido el Clement Canopy, un complejo compuesto por dos altísimas de torres de 140 metros de altura hechas de módulos de hormigón prefabricados.

Todo ello siguiendo un diseño que es obra del estudio ADDP Architects. Con esta faraónica obra se supera el récord de torre modular más alta del mundo, que hasta el momento correspondía una torre de 135 metros construida en Croydon, Inglaterra, cuya autoría corresponde a Tide Construction.

Sus 140 metros de altura se dividen en 40 plantas que albergan 505 apartamentos residenciales de lujo en el corazón de un distrito residencial y estudiantil en Singapur. En su construcción se han empleado casi 1.900 módulos, con la característica de que la mayor parte de sus componentes se fabricaron en otros lugares desde los cuales se trasladaron para ensamblarlos en el punto de construcción. Todo el conjunto supone una superficie total de aproximadamente 46.000 m2. No cabe duda de que el desarrollo del proyecto supuso un auténtico desafío desde el punto de vista estético y técnico.

La fabricación de los módulos prefabricados se dividió en dos fases diferentes. La primera tuvo lugar en Senai, Malasia, donde se prefabricaron las estructuras de los módulos. La segunda se desarrolló Tuas, en el oeste de Singapur, donde se realizaron trabajos técnicos y arquitectónicos, como fontanería, electricidad, mosaico, pintura e impermeabilización. Los módulos fueron transportados al sitio y apilados de acuerdo con una planificación muy estricta para dar forma a la estructura.

Más allá de las innovaciones puestas en marcha para la construcción, el Clement Canopy destaca por muchas otras características. Su ubicación es una de ellas, ya que los promotores eligieron un lugar privilegiado de la ciudad, en el barrio de Clement, de la que el proyecto toma su nombre.

Pero, además, Clement Canopy cuenta con unas fantásticas instalaciones para el disfrute de quienes vayan a residir allí. Entre otros espacios, cuenta con un gimnasio, tres piscinas de entrenamiento, pistas de tenis, espacios de bienestar, un área de juegos para niños, un asador y una casa club. Para hacerlo más atractivo, el complejo está rodeado de agua y vegetación. Las unidades Clement Canopy están decoradas con pisos de mármol y las habitaciones son amplias.

Con ejemplos como este, queda claro que las viviendas prefabricadas y modulares todavía tienen mucho que ofrecer, por lo que, quién sabe, quizás se conviertan en la base de la arquitectura del futuro. Si esto se cumple, y es con estos lujos y comodidades, sin duda, no echaremos de menos las viviendas de construcción convencional.

Fuente: http://bit.ly/2yX9nZ9